Vivir en Pareja

Mónica Silva y Ricardo Cariaga, son directores y fundadores de esta organización que agrupa a psicólogos, psiquiatras, terapeutas y coach de parejas con el propósito de realizar un trabajo de manera integral, realizando terapias de pareja, talleres y seminarios a lo largo de todo Chile.

En 1960, cuando la píldora anticonceptiva llegó al mundo, revolucionó la vida de las mujeres y desde el punto de vista social logró impactar fuertemente en las familias y relaciones de pareja en esa época.

Lo anterior, motivó a gobiernos de países occidentales desarrollados como, Estados Unidos, Alemania, Australia, Noruega e Inglaterra, a mirar la institución matrimonial como objeto a considerar dentro de sus prioridades. Se solicitó entonces, el apoyo de prestigiosas universidades para que investigarán y elaborarán programas orientados a fortalecer la relación de pareja en un contexto familiar.

Ya en las décadas de los 80´y 90´, se desarrollaron significativas investigaciones psicológicas, que permitieron determinar las variables que caracterizaban a los matrimonios satisfechos e insatisfechos.

Con esa información y con un enfoque cognitivo conductual, se generaron programas educativos con el objetivo de reducir los factores de riesgo, incorporando actitudes y habilidades tales como el enriquecimiento de destrezas comunicacionales y de resolución de conflictos, la reestructuración de las expectativas, la asignación de roles, el fomento de la diversión, la amistad y la sensualidad dentro de la relación y el compromiso entre otras.

En Chile y Latinoamérica no existían este tipo de programas de prevención y promoción de una vida en pareja saludable hasta que el año 1998 se formó, Vivir en Pareja, un centro de investigación, capacitación y apoyo terapéutico para la vida en pareja. Cuyo objetivo fue tomar todos estos programas basados en sólidas investigaciones científicas y eficacia comprobada, probarlos y luego adaptarlos a la realidad de las parejas de la región en esa época.

Sin embargo, una de las cosas que más ha cambiado en las últimas décadas, han sido sin duda, las familias. Hoy en día han aumentado considerablemente las convivencias,

existe un claro descenso en las tasas de natalidad, un retraso en la edad en que las personas están dispuestas a establecer una relación conyugal, un aumento considerable de los hijos fuera del matrimonio y por supuesto muchas más rupturas o divorcios.

Por esa razón es que en casi 20 años de atención continua a miles de parejas, el programa VEP (de Vivir en Pareja), dista mucho del original debido a que ha sido necesario ir adaptándose a los cambios en la estructura de la relación de pareja y no sólo a la estructura, sino que también a la mirada que tienen hoy sus miembros sobre los reales objetivos de la relación de pareja, cómo también, los compromisos asociados al mismo, además de la fidelidad, los roles, la sexualidad, la individualidad y los hijos, entre otros.

En nuestro programa existes tres niveles de intervención:

El primero de ellos, es la prevención, en donde las intervenciones acontecen antes de que se susciten los problemas definidos como no deseables, siendo representante de este tipo de casos, las parejas que aún no conviven o bien llevan muy poco tiempo viviendo juntos.

El segundo de ellos, es la intervención en donde participan parejas con problemas más bien moderados, que pueden ser subsanados con un apoyo breve o intervenciones de baja complejidad. Estas intervenciones están destinadas a fomentar la satisfacción y el bienestar en las parejas.

El tercero de ellos, es la intervención en parejas en donde ambos, o bien uno de ellos, reconocen estar en un conflicto y por lo mismo se encuentran insatisfechos de tal manera que el término de la relación es una posibilidad si el conflicto se mantiene. En este caso, es necesario realizar una evaluación en donde se hace obligatorio identificar si el camino a seguir es hacer una intervención más profunda en las creencias y dinámicas de la relación o bien acompañar lo anterior con una psicoterapia o definitivamente sugerir sólo un trabajo psicoterapéutico, el que pudiera estar acompañado además de una derivación al psiquiatra.

Más de 18 años de experiencia
Enfoque pro pareja
El amor no es suficiente

Actualmente nuestra organización atiende sólo en Santiago de Chile a más de 1000 parejas mensuales, contamos con 21 sedes en el país. Una sede en Madrid y prontamente en Ciudad de México y Buenos Aires.

Es importante señalar que el año 2016, la editorial Planeta, publicó el libro “Por qué nuestra relación no funciona si nos queremos tanto”, que estuvo varias semanas entre los libros más vendidos en Chile y en donde se cuenta la historia de la creación de la Organización Vivir en Pareja por parte de nuestros fundadores Mónica Silva y Ricardo Cariaga.

Alvin Toffler, destacado escritor y futurólogo Norteamericano decía que los analfabetos del siglo XXI, no iban a ser los que no supieran leer ni escribir, sino los que no tuvieran la capacidad de reaprender. Desaprender lo aprendido para volver a aprender… y tenía razón porque el mundo ha cambiado tan vertiginosamente que quienes no se adapten a esos cambios, vivirán por lo pronto desadaptados y por lo mismo infelices.