Aprende a mejorar tu relación de pareja

Según estudios, sólo un 13% de las parejas son felices. Y casi la mitad de éstas terminan en separación. Casi nunca la verdadera razón de estos fracasos tiene que ver con la falta de amor. Lo que suele ocurrir es que parejas que aún se aman se topan con problemas que parecen infranqueables o diferencias que parecen irreconciliables.

¿Por qué nuestra relación no funciona si nos queremos tanto?, es la pregunta que Ricardo Cariaga, autor de este libro, se preguntó muchas veces, sobre todo teniendo en cuenta que habían comenzado su relación a los 15 años y casado a los 22, entonces todo lo que habían aprendido y descubierto de la vida lo habían hecho juntos. Al parecer el amor no era suficiente, quererse y conocerse no alcanzaba para tener una buena relación de pareja. ¿Que faltaba? ¿Cuál era la verdadera razón de por qué la relación se había transformado en un ente insípido en donde ya casi no había pasión ni complicidad?  ¿Existía una solución a este dilema de tal forma que permitiera tener una relación permanentemente intima, entretenida, afectiva, pasional, saludable? ¿Se podía estar conectados permanentemente?

El autor de este libro, se obsesionó con encontrar esas respuestas y después de un largo camino de reflexión acerca de los resultados obtenidos por importantes centros de investigación en el área de las relaciones de pareja, por una parte, e interesantes y muchas veces excitantes, experiencias propias, por la otra. Vinieron a conformar lo que en definitiva salvaría su relación.

Hoy junto a su esposa, Mónica, acaban de cumplir 34 años de matrimonio y dirigen el centro Vivir en Pareja, donde por ya casi 20 años han ayudado a incontables parejas a terminar el matrimonio antiguo y comenzar uno nuevo, pero con la misma persona. 

Sobre el autor

Ricardo Cariaga nació en Chile en el año 1957. En el año 1982 comenzó su carrera en televisión como corresponsal de prensa para después de algunos años dedicarse a recorrer el mundo como director y conductor de un programa de viajes para la televisión.   Durante 12 años, todos los meses, dejaba el país durante 10 días para realizar un reportaje diferente.

Él y Mónica Silva, su esposa, el año 1998, fueron los creadores e impulsores en Chile del concepto “capacitación o entrenamiento (coaching) para la vida en pareja y también de la metodología aplicada asociada a estos conceptos. Formaron entonces “Vivir en Pareja”, un centro de “investigación, capacitación y apoyo terapéutico para la vida en pareja”. En este centro, ambos brindan, junto a su equipo uno de los más completos, probados y eficientes programas para mejorar la vida en pareja que existe en el país.

Esta es la primera vez que escribe sobre sus conocimientos y experiencias en un libro.

Sobre el libro

Al poco tiempo de estar casados comencé a sentir que algo en mi relación de pareja no estaba funcionando.

Tenía una mujer inteligente, atractiva y que además me quería mucho, un buen trabajo, unas hijas maravillosas, buena salud, en resumen una familia normal. Entonces parecía que todo estaba bien. ¿pero estaba todo bien realmente?. Yo sentía que no. Faltaba algo.

VER MÁS

Sentía que la relación ya no vibraba como antes. Era como si nos hubiésemos desconectado como pareja. No como padres ni como compañeros de ruta, como pareja.

Creo que es importante puntualizar que ella y yo nos conocemos desde los 9 años y fuimos pololos o novios desde los 15 hasta que nos casamos 7 años después.

Esa misma inconformidad nos hacía discutir bastante. ¿por qué no funciona conociéndonos y queriéndonos tanto?, me preguntaba permanentemente.

Quizás la vida en pareja no es más que esto, me decía a mí mismo. Pero en el fondo sentía que estábamos siendo mediocres al conformarnos con que la relación se hubiese transformado en este ente insípido, en donde claramente ya no había entusiasmo ni complicidad.

Después de mucho pensarlo, se lo plantee a Mónica. Fuimos al psicólogo, la verdad es que a 3. Ninguno de ellos nos supo dar una solución. Las cosas que escuchamos de ellos fueron entre otras: “es que mi labor no es darles una solución sino que…”, “Bueno claramente con el tiempo las relaciones de pareja van desgastándose y la pasión inicial…”, etcétera, etcétera. O sea la relación con el tiempo se vuelve así, no tiene solución.

Pero yo sentía que tenía que haber una solución. Porque además las consecuencias eran devastadoras para este proyecto mutuo que habíamos soñado tantas veces desde que éramos adolecentes.

Entonces me obsesioné. Comencé a investigar que pasaba con las otras parejas. Varias veces, cuando iba una pareja de amigos a nuestra casa, también con niños pequeños y con un matrimonio de aproximadamente 8 años como el nuestro, en un momento de descuido de Mónica, porque ella jamás me hubiera permitido hacer algo así, les preguntaba: “Oigan chicos, ustedes a esta altura de su relación ¿se sienten amigos, cómplices, sienten que su relación de pareja es entretenida, pasional, intima, afectiva, se dan todavía besos ricos, se echan de menos durante el día, sienten todavía que son adictos uno al otro?, ¿O sienten que ya no es muy entretenida?… bueno, en ese tiempo, perdimos muchos amigos. Pero me sirvió para darme cuenta que a casi todo el mundo le pasaba lo mismo.

Por otro lado rogué mucho en solitario para que se me develará algún camino a seguir para encontrar la solución a esto que me atormentaba. Devoré también cuanto libro de relaciones de pareja se había publicado, me interioricé sobre las distintas formas de ser pareja que existen en el mundo según sus creencias y culturas, converse con quién se cruzó en mi camino, especialista o no, por si por ahí surgía una luz de esperanza. Viajé mucho, me pasaron cosas, algunas buenas y otras muy difíciles incluso de contar. Pero un día, el cosmos, Dios o mis antepasados, da lo mismo quién haya sido, se apiado de mí y en mi mente comenzaron a reordenarse “los datos”: Las situaciones vividas, los estudios, las conversaciones , los diferentes puntos de vista sobre la naturaleza de las personas y de repente con una claridad absoluta… ¡ahí estaba la solución!.

¿Pero era realmente la solución o era un espejismo solamente?.

Entonces con mucho entusiasmo le pedí a Mónica que me ayudara a estructurar este conocimiento, esta visión, con el propósito de aplicarla a nuestra relación. Lo hicimos y dio resultado, entonces comenzamos a contárselo a las parejas de nuestra familia y luego a nuestras parejas de amigos. Conclusión desde el año 1998, tenemos un centro de ayuda a parejas en conflicto en donde todos los meses ingresan más de 50 nuevas parejas con el propósito de terminar con el matrimonio antiguo y comenzar uno nuevo, pero con la misma persona.

Este libro es una recopilación de todas aquellas conversaciones, vivencias y aprendizajes que fui recogiendo y atesorando a lo largo de mi viaje en busca de la solución y que afortunadamente para mí, un día se ordenaron y conectaron entre sí para salvar nuestra relación.

No te pierdas esta oportunidad!

Experiencias de vida y consejos prácticos para tu relación de pareja.